Acabamos de recibir la respuesta a la queja presentada el pasado 17 de marzo en la que expresábamos nuestra queja por que se mantuvieran apresados a los extranjeros que se encuentra en los CIEs, lo cual se supone que es una medida de carácter medial para una expulsión que no se va a poder ejecutar en las próximas semanas, y que por tanto pierde su sentido y legalidad. 

Queremos expresar nuestra satisfacción y agradecimiento por el apoyo que, una vez más, una institución tan relevante como el Alto Comisionado del Parlamento para los Derechos Humanos, el Defensor del Pueblo, ha dado a nuestra queja con su recomendación al gobierno de que proceda a poner en libertad a todos los internos.

Queremos llamar a la cordura al Ministerio del Interior, a demostrar que verdaderamente cree en lo que dice la Ley, y a que no utiliza los CIEs como medida de intimidación contra la inmigración ilegal y como castigo añadido contra los que se atrevan a contravenir sus órdenes. La ley consagra estos centros como NO PENITENCIARIOS y eso no quiere decir sino lo que ha expresado el Defensor del Pueblo, y la consecuente obligación de liberación inmediata, que confiamos se lleve a cabo, junto con otros países europeos, lo antes posible, dado que estamos hablando de un derecho fundamental de las personas. 

 

Francisco Solans Puyuelo
Vicepresidente y Portavoz de la Asociación de Abogados Extranjeristas